DERECHO PENITENCIARIO

Conde-pumpido & del val aBOGADOS

Derecho Penitenciario

Desde Conde-Pumpido & Del Val prestamos asistencia al recluso desde el mismo momento en el que ingresa en prisión, haya sido o no cliente de la firma durante el proceso penal, sea cual sea la condena a la que se enfrente, así como el Centro Penitenciario en el que se encuentre ingresado.

Nuestras expertas de Conde-Pumpido & Del Val se reunirán periódicamente en el Centro Penitenciario con el cliente, velando en todo momento por los intereses y necesidades del interno y siempre con constante comunicación con los familiares, y todo ello en aras de que su estancia en prisión sea lo más breve y fácil posible dentro de las limitaciones que conllevan las penas privativas de libertad

Conde-pumpido & del val aBOGADOS

Derecho Penitenciario

Desde Conde-Pumpido & Del Val prestamos asistencia al recluso desde el mismo momento en el que ingresa en prisión, haya sido o no cliente de la firma durante el proceso penal, sea cual sea la condena a la que se enfrente, así como el Centro Penitenciario en el que se encuentre ingresado.

Nuestras expertas de Conde-Pumpido & Del Val se reunirán periódicamente en el Centro Penitenciario con el cliente, velando en todo momento por los intereses y necesidades del interno y siempre con constante comunicación con los familiares, y todo ello en aras de que su estancia en prisión sea lo más breve y fácil posible dentro de las limitaciones que conllevan las penas privativas de libertad

Servicios

DERECHO PENITENCIARIO

Los beneficios penitenciarios, son las herramientas jurídicas por las que se adelanta el momento de reinserción del penado en su entorno con respecto al procedimiento o cauce convencional en que dicha reinserción se produciría, reduciendo la duración de la condena impuesta en sentencia firme o el tiempo efectivo de internamiento.

Nuestro bufete se encargará de la solicitud de dichos beneficios penitenciarios, a fin de conseguir una pronta reinserción social de los penados

Los permisos ordinarios se conceden al preso para preparar su vida en libertad. Para saber si un preso tiene derecho a salir de permiso, hay que examinar si se cumplen los siguientes requisitos:

  • Haber cumplido una cuarta parte del tiempo de la condena total. Los presos preventivos no pueden disfrutar de permisos, porque es necesario que haya una condena mediante sentencia firme.
  • Estar clasificado en segundo (régimen ordinario) o tercer grado (régimen abierto) de tratamiento.
  • Que se aprecie en el preso “buena conducta”
  • Por su parte, los permisos extraordinarios no solo los pueden disfrutar los que estén en segundo o tercer grado, sino que también se pueden conceder a los presos preventivos y a los que están en primer grado (régimen cerrado).

Se trata de permisos que se conceden por motivos concretos:

  • Por fallecimiento o enfermedad grave de padres, cónyuge, hermanos y otras personas “íntimamente vinculadas”.
  • Por alumbramiento de la esposa.
  • “Por importantes y comprobados motivos”: según se valore por los órganos de concesión. Hay muchos casos diferentes; por ejemplo, en ocasiones se ha concedido para la comunión de un hijo.

Conde-Pumpido & Del Val se encargará de interponer cuantas quejas y recursos sean necesarios ante para la consecución de los permisos de salida y contra la denegación de éstos acordada por el centro penitenciario, así como también se encargará de la defensa y realización de los recursos de apelación ante la Audiencia Provincial competente

Todo interno tiene derecho a ser progresado de grado si “por la evolución de su tratamiento” se hace merecedor de tal progresión.

Consecuentemente, el régimen, inseparablemente unido al grado, será también un derecho, y no puede aplicarse nunca al penado un régimen menos favorable o restrictivo de derechos.

La progresión en el grado de clasificación dependerá de la modificación positiva de aquellos factores directamente relacionados con la actividad delictiva, lo cual se manifiesta en la conducta global del interno y debe conllevar un incremento de la confianza depositada en el mismo, que permite la atribución de responsabilidades más importantes que impliquen un mayor margen de libertad.

Contra cualquiera de los acuerdos de grado adoptados, las denegaciones de progresión en grado o cualquier incidencia que pueda producirse, nuestras abogadas del despacho se encargarán de interponer los recursos de revisión necesarios con el fin de conseguir la asignación del tratamiento penitenciario más ventajosa posible.

El art. 100.2 del Reglamento Penitenciario permite flexibilizar e individualizar aún más el cumplimiento de la pena privativa de libertad, ya que recoge un modelo de ejecución que combina aspectos característicos de cada uno de los grados de tratamiento. Dicha medida es estudiada individualmente para cada penado y debe fundamentarse en un programa específico de tratamiento.

Lo más habitual, con la flexibilidad que permite el artículo 100.2, es que los internos puedan salir de prisión varias horas cada día con el fin de dedicar su tiempo a realizar trabajos encaminados a la reinserción, ya sean labores de voluntariado o acudir a un puesto de trabajo, y, lo frecuente, es que sólo acudan a la misma para pernoctar.

Es decir, es una vía para que un interno pueda beneficiarse, al menos parcialmente, del régimen de semi-libertad previsto para el tercer grado sin estar clasificado en dicho tercer grado. O sea, una manera de sortear los requisitos, formalidades y órganos de decisión y de recurso previstos y competentes para la obtención de los beneficios del tercer grado penitenciario, del régimen de semi-libertad.

Nuestras profesionales de Conde-Pumpido & Del Val se encargarán de dar un asesoramiento adecuado al cliente para la aplicación a su caso de dicho beneficio a la mayor brevedad, y se encargará de realizar solicitudes, escritos y recursos necesarios para su obtención.

La libertad condicional es la última fase del tratamiento penitenciario. Al preso al que se le concede, se le permite cumplir el resto de la pena en libertad, con la condición de que no cometa ningún delito y observe el resto de los requisitos y condiciones que se le impongan.

La libertad condicional se puede clasificar en genérica, las especiales para personas con más de 70 años, personas enfermas graves y extranjeros.

Nuestras abogadas se encargarán de dar un asesoramiento adecuado al cliente para obtener la libertad condicional a la mayor brevedad, y se encargará de realizar solicitudes, escritos y recursos necesarios para su obtención.

El régimen disciplinario lo integran las normas dictadas para mantener la convivencia pacífica en los centros penitenciarios. La transgresión de

estas normas dará lugar a una infracción disciplinaria con la consiguiente imposición de la sanción correspondiente.

En muchas ocasiones, el interno se ve sometido a sanciones que no han respetado los cauces procedimentales, o que no son ajustadas a la normativa penitenciaria.

Los acuerdos sancionadores son realizados por la Comisión Disciplinaria del centro penitenciario, encargándose nuestras abogadas especialistas en sanciones penitenciarias de recurrir estas decisiones en alzada y reforma ante el Juez de Vigilancia Penitenciaria, y en caso de sanciones superiores a catorce días, realizamos recurso de apelación ante la Audiencia Provincial correspondiente.

Como regla general se intentará que el preso cumpla condena en la cárcel más cercana a su domicilio familiar, no obstante, no siempre es así, e incluso por motivos de seguridad o como consecuencia de una sanción impuesta al preso, se puede establecer el cumplimiento de condena en una cárcel diferente, fuera de la ciudad, o incluso, fuera de la provincia de su domicilio.

Sin embargo, no es infrecuente que se acuerde el traslado de un interno vulnerando el tratamiento penitenciario o que fomente el desarraigo social o familiar de la persona presa.

Si el traslado no responde a alguno de las causas legales de traslado, puede tratarse de un traslado ilegal por lo que cabe la posibilidad de interponer un recurso de alzada ante el juez de vigilancia penitenciaria por traslado arbitrario.

Las abogadas de Conde-Pumpido & Del Val se encargarán de solicitar el traslado o desplazamiento a otro Centro Penitenciario así como de recurrir toda resolución arbitraria que pudiera producirse.

Cuéntenos SU caso

Consúltenos sin compromiso todas sus dudas. Estamos para asesorarle en todo lo que necesite. Llámenos para concertar su cita

Despacho de Abogados

CONTACTO

Ubicación

Avenida de Romero Donallo, 9 Entreplanta, 15706, Santiago de Compostela

Horario

10:00 AM – 20.00 PM
Lunes – Viernes

Contacto